web
stats

Economía

Urban Economy Icons-04 Las ciudades son las principales fuentes de riqueza económica porque generan alrededor de un 70% del Producto Bruto Interno (PBI) del mundo. La mayoría de las industrias y negocios están dentro o cerca de áreas urbanas, aportando puestos de trabajo a los ciudadanos. Debido a que hay más oportunidades laborales en las áreas urbanas, las ciudades atraen gran parte de la población en búsqueda de empleo de un país. Esto se da especialmente en países en vías de desarrollo, donde cada vez más actividades económicas suceden en las ciudades, y la diferencia entre los sueldos urbanos y rurales crece. Esto causa una rápida migración del campo a la ciudad. Actualmente, más del 50% de la población mundial vive en ciudades, y se espera que esta cifra aumente a más del 65% en 2030. Si las oportunidades económicas urbanas no siguen el ritmo del influjo de personas que buscan empleo, la pobreza urbana puede tener efectos nefastos para la salud y el bienestar de gran parte de la población. Los gobiernos se encuentran con una serie de desafíos económicos y financieros al lidiar con una población urbana en crecimiento:

  • Deben sacar partido del crecimiento de la población urbana para generar prosperidad económica.
  • Deben financiar infraestructura y servicios para acomodar a los nuevos residentes y apoyar a la población existente.
  • Deben facilitar el crecimiento económico y la creación de un empleo inclusivo.
  • Deben aprovechar el dividendo de la juventud para crear una nueva generación de vitalidad económica.
Las economías de aglomeración, impulso clave del crecimiento económico
Las economías de aglomeración son propulsoras clave del crecimiento económico, pero deben aprovecharse. Las ciudades existen porque hay beneficios económicos asociados con la urbanización. Sin embargo, la expansión urbana sin planificación o poco planificada puede crear dinámicas que sofocan los impulsores de la economía urbana. Acciones del sector público como planes, políticas y la implementación de estas pueden guiar la urbanización hacia un futuro urbano eficiente y equitativo. El uso del suelo, la infraestructura y el transporte pueden coordinarse de forma que apoye el crecimiento económico y la innovación, impulse la igualdad social y el empleo de calidad para las personas. Las ciudades bien planificadas y eficientes hacen lo siguiente:

  • Conectan puestos de trabajo con trabajadores, permitiendo que la población encuentre un empleo adecuado a sus habilidades; esto mejora la productividad y los salarios.
  • Conectan los negocios entre sí, permitiendo que conglomerados de empresas compartan reservas de mano de obra y gastos, se especialicen y colaboren, y recojan conocimientos e ideas de otros en su industria.
  • Conectan a los residentes urbanos a más oportunidades y aumentan su acceso a un mayor rango de posibilidades.

Conforme crecen las ciudades, es crucial canalizar el nuevo desarrollo de forma que se prevengan fuerzas sofocantes como la congestión de tránsito, la contaminación, la segregación y los alquileres excesivos. En su lugar, deben usarse el crecimiento y la inversión de forma estratégica para promover la eficiencia económica y el crecimiento generalizado. Lo que ofrecemos y promovemos: ONU-Habitat ofrece ayuda a los gobiernos nacionales y locales para planificar la infraestructura y los marcos reguladores que apoyan a las ciudades dinámicas económicamente. La planificación y la creación de políticas bien documentadas pueden maximizar los beneficios de la urbanización y prevenir o mitigar impactos negativos, ayudando a crear y mantener empleos locales de calidad. ONU-Habitat ofrece herramientas calibradas según el contexto local para apoyar la toma de decisiones bien informada. Estas herramientas pueden ayudar en la evaluación de escenarios de desarrollo urbano, auxiliando a los responsables por políticas en la coordinación del uso del suelo, el transporte y la infraestructura para promover el desarrollo laboral. Resultados a esperar:

  • Los gobiernos comprenderán mejor la forma como funcionan las ciudades, incluyendo las limitaciones al crecimiento económico y los elementos existentes. Serán capaces de planificar el desarrollo futuro de forma que se apoye la innovación y el dinamismo económico. Esto incluye la priorización de estrategias de desarrollo basadas en el potencial para facilitar la creación de empleo.
  • Los residentes se beneficiarán de conexiones mejoradas entre sus hogares y los centros de actividad, consiguiendo así mayor acceso al empleo y otras oportunidades.
  • Los grupos de baja renta, mujeres y jóvenes se incluirán en el crecimiento económico en lugar de marginalizarlos.
  • Las empresas obtendrán beneficios de una mayor accesibilidad a conocimiento y mano de obra, resultando en una mayor productividad.
Estrategias de financiamiento urbano
Las estrategias de financiamiento urbano son clave para la prestación de servicios y la implementación de planes de desarrollo urbano. Si las ciudades han de pagar por el tipo de infraestructura y servicios públicos que pueden desarrollar el crecimiento económico y apoyar la calidad de vida, necesitan acceso a un financiamiento adecuado y la capacidad de bancar proyectos de capital. Sin embargo, las opciones de financiamiento y las fuentes de ingresos de los gobiernos locales están muchas veces limitadas por la falta de recursos, incluyendo la capacidad para recaudar impuestos. Si las ciudades mejoran sus prácticas de gestión financiera y obtienen la capacidad de utilizar mecanismos de financiamiento adecuado, el resultado puede ser un ciclo virtuoso de inversión y desarrollo económico. Lo que ofrecemos y promovemos: ONU-Habitat ayuda a los gobiernos locales y nacionales a desarrollar planes de mejora de ingresos, que puedan aprovechar herramientas innovadoras y mecanismos de recaudación simple y transparente. Estos mecanismos pueden contribuir al crecimiento de las comunidades al tiempo que apoyarán los esfuerzos de recaudación de recursos por parte del sector público. Esto normalmente incluye la adopción de tecnologías apropiadas para gestionar los ingresos y gastos para el desarrollo económico. ONU-Habitat también ayuda a las agencias públicas a diseñar modelos financieros (también conocidos como planes de negocio) para apoyar la implementación de planes urbanísticos y proyectos públicos. Estos modelos especifican en detalle estrategias de financiación, colaboradores en desarrollo de proyectos, fases y flujos de caja a lo largo del tiempo. Sirven para sustentar las inversiones públicas y la expansión sostenible de servicios e infraestructuras urbanos. Hay una serie de mecanismos de financiamiento para ayudar a los gobiernos locales a cumplir con las obligaciones para proveer servicios básicos y pagar por proyectos capitales que generen desarrollo. Estos incluyen la cooperación entre el sector público y el privado, obligaciones municipales y acceso a los mercados de capitales, además de métodos para capturar subidas repentinas del valor del suelo creadas por inversiones públicas o cambios demográficos. ONU-Habitat ofrece asistencia completa para evaluar opciones de financiamiento e implementar mecanismos apropiados para aprovechar y mantener el desarrollo. También apoya la revisión de políticas y el fortalecimiento de capacidades tanto a nivel local como nacional. Resultados a esperar:

  • Las estructuras fiscales serán equitativas, promoverán patrones del uso del suelo beneficiosos económicamente, reducirán la especulación y serán percibidos por el público como justo y transparente.
  • Los proyectos de desarrollo municipal podrán acceder a financiamiento para gastos de inversión y ser capaces de sostener infraestructuras y servicios de calidad a través del nivel apropiado de financiamiento para operaciones y mantenimiento.
  • Los gobiernos desarrollarán la capacidad de recaudar los fondos necesarios, gestionar gastos y utilizar fondos para proyectos de capital.
Desarrollo económico local (DEL) para un crecimiento económico inclusivo
El desarrollo económico local (DEL) plantea apoyar el crecimiento económico inclusivo. A pesar de que las ciudades son las mayores proveedoras de empleo tanto formal como informal, el desempleo y el subempleo urbano son todavía problemas graves en el mundo. La pobreza resultante lleva a problemas, como malnutrición, exclusión social, crimen y formación de tugurios. El desempleo juvenil es especialmente alto, ya que los jóvenes tienen tres veces más posibilidades de estar desempleados que los adultos. La economía informal tiende a desarrollarse en paralelo al rápido crecimiento demográfico y sustituye otras formas más estables de generación de ingresos, ya que la oferta de empleo formal no puede cumplir con la creciente demanda. En el África subsahariana y el Sur de Asia, más del 70% de la mano de obra es vulnerable y enfrenta a condiciones de trabajo inseguro, falta de derechos laborales, subempleo y un entorno normativo incierto. Las ciudades tienen un papel crucial a la hora de unir personas con puestos de trabajo. Los gobiernos pueden ayudar a hacer las ciudades competitivas y pueden asegurar que los beneficios del desarrollo económico lleguen a los sectores pobres. Jóvenes, mujeres y grupos sociales vulnerables requieren consideración especial en los esfuerzos por crear empleo. Un enfoque participativo hacia la creación de una estrategia DEL puede ayudar a identificar necesidades críticas y barreras y construir sobre elementos endógenos en el ámbito local. Adicionalmente, los gobiernos pueden tomar medidas proactivas para enfrentar pérdidas económicas y desarrollar una cadena de suministro, a la vez que crea un entorno propicio para la actividad empresarial, con regulaciones justas, transparentes y estables. Lo que ofrecemos y promovemos: ONU-Habitat ayuda a los gobiernos a generar e implementar estrategias de desarrollo económico local (DEL) que estén orientadas estratégicamente a aprovechar áreas existentes de ventaja comparativa, aprovechar elementos locales y generar resultados equitativos. Las estrategias DEL pueden desarrollarse como ejercicios individuales o en conjunto con esfuerzos más amplios como reformas en políticas nacionales, planes reguladores de las ciudades, u otros esfuerzos de planificación o regulación. Resultados a esperar:

  • Los gobiernos locales comprenderán sus economías, mercados, y los desafíos y oportunidades de la creación de empleo en los próximos años.
  • Se desarrollarán estrategias DEL bajo un enfoque participativo que recaba aportes de las partes involucradas y apoya una implementación coordinada.
  • Se apoyará la inversión tanto pública como privada para generar beneficios sociales que refuercen el desarrollo económico.
  • La creación de empleo incluirá a la población excluida, con especial énfasis en los jóvenes y las mujeres.
  • Se apoyarán las actividades que generen ingresos a todos los niveles, incluyendo el sector informal.
La juventud, una fuerza económica
La juventud puede ser una fuerza económica si se le dan los medios para participar en la vida urbana. A nivel mundial, hay más personas con menos de 25 años que nunca, y se estima que el 60% de los residentes urbanos tendrán menos de 18 años para el 2030. Las ciudades de los países en vías de desarrollo forman el 90% del crecimiento urbano del mundo, y como consecuencia la juventud comprende una gran parte de estos habitantes. A raíz de estos datos, ONU-Habitat se centra en intervenciones que puedan maximizar las oportunidades inherentes al aumento demográfico juvenil, y cómo es una fuente positiva de desarrollo. Lo que ofrecemos y promovemos: Aportamos conocimientos técnicos y experiencia en prácticas participativas e inclusivas para ayudar a emplear a la juventud como elemento del desarrollo urbano sostenible e impulsora de un cambio positivo. Proporcionamos asesoría política basada en la evidencia y desarrollamos proyectos conjuntamente con agencias de la ONU, la sociedad civil, organizaciones de jóvenes y colaboradores gubernamentales. Aprovechamos nuestros principales programas, que han tenido éxito, así como iniciativas nacionales y locales del Fondo para la Juventud Urbana. Resultados a esperar:

  • Se les dará voz a los jóvenes en el desarrollo de sus comunidades y servirán como impulsores de un cambio positivo.
  • La creciente mano de obra joven contribuirá a la productividad y la prosperidad de sus pueblos y ciudades.
  • Las economías locales se beneficiarán de la innovación y la creatividad desatada por esta juventud capacitada.
Colaboradores
Las siguientes organizaciones colaboran con ONU-Habitat en el campo de la Economía Urbana:

  • Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (WIEGO por sus siglas en inglés)
  • Banco de Desarrollo de América Latina (ex CAF)
  • Fondo Mundial para el Desarrollo de las Ciudades (FMDV por sus siglas en francés)
  • Escuela de Políticas Públicas Andrew Young
  • Instituto del Banco Mundial
  • Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (UNESCAP por sus siglas en inglés)
  • Organización Internacional del Trabajo (OIT)
  • Banco Interamericano de Desarrollo (BID)
  • Comunidad de África Oriental (CAO) 

 

Menu Title