web
stats

Derechos Humanos

Human rights top Human_Rights_Icon Los Derechos Humanos, incluso los derechos a vivienda adecuada y a agua potable y saneamiento están en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en instrumentos internacionales de derechos humanos, incluyendo el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,  ratificados por la mayoría de estados miembros de la ONU. Estos derechos, una vez respaldados, no tienen un carácter voluntario. Estos derechos imponen obligaciones a los Estados y a la comunidad internacional, son universales, no se puede renunciar a ellos ni pueden ser suprimidos, y gozan de protección legal. La Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDR) hace referencia a la vivienda adecuada en su artículo 25. El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) también hace referencia al mismo derecho en el artículo 11.

¿Cómo puede un enfoque basado en los derechos humanos (HRBA, del inglés “human rights-based approach”) contribuir a un mejor futuro urbano?
Los desafíos que presenta la urbanización, como la creciente desigualdad y la prevalencia de asentamientos precarios, son síntomas de un mayor déficit de derechos humanos en las ciudades, en particular respecto al derecho a vivienda adecuada y el derecho a agua potable y saneamiento. Solo cuando se respeten todas las dimensiones de los derechos humanos, la urbanización podrá alcanzar su potencial como la fuerza transformadora. Las dimensiones de derechos humanos están vinculadas con la disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad, calidad y adecuación de los derechos a una vivienda adecuada, agua potable y saneamiento. Los Derechos Humanos, incluso los derechos a vivienda adecuada y agua potable y saneamiento están contenidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en instrumentos internacionales de derechos humanos, incluyendo el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ratificados por la mayoría de estados miembros de la ONU. Estos derechos, una vez respaldados, no tienen un carácter voluntario. Estos derechos imponen obligaciones a los Estados y a la comunidad internacional, son universales, no se puede renunciar a ellos ni pueden ser suprimidos, y gozan de protección legal. Un enfoque basado en los derechos humanos define el patrón de relaciones entre el ciudadano – titular de derechos con reivindicaciones justificadas al Estado – y el Estado – el garante de estos derechos. Este tiene como efecto la remoción de muchas decisiones benevolentes o de caridad, obligando al Estado a demostrar que lleva a cabo esfuerzos para hacer realidad los derechos que ha ratificado. El Estado rinde cuentas a través de instituciones de gobernanza internacional sobre los progresos hechos en la realización de los derechos relevantes. Un enfoque basado en los derechos humanos deja a un lado la evaluación de las necesidades de los beneficiarios para fortalecer y aumentar la capacidad de los titulares de derechos para afirmar los mismos.
¿Cómo se consigue el enfoque basado en los derechos humanos?
Según el enfoque basado en derechos humanos, el proceso de urbanización debería respetar los principios de derechos humanos de igualdad y no discriminación, inclusión y participación, la rendición cuentas y el estado de derecho. Al mismo tiempo, la ciudad, como resultado de este proceso, debe cumplir con ciertos estándares de derechos humanos, por ejemplo: vivienda adecuada, acceso a agua y saneamiento, servicios sanitarios y educativos, trabajo, participación en decisiones que afectan a los habitantes de la ciudad, o cualquier otro derecho codificado en los tratados de derechos humanos ratificados en el Estado. El enfoque basado en los derechos humanos proporciona valor agregado a la planificación urbana al dar prioridad y legitimar los intereses de los más marginalizados en la sociedad y su participación en el proceso de planificación. Efectivamente, la creación e implementación de una forma adecuada de planificación urbana es un pre requisito en muchos contextos nacionales para la realización de las obligaciones de derechos humanos en el contexto urbano.
¿Por qué ONU-Habitat?
ONU-Habitat está sujeto a la Carta de la ONU, que reconoce a los derechos humanos como uno de sus pilares, y ha sido específicamente encargado por la Asamblea General de la ONU para promover pueblos y ciudades social y medioambientalmente sostenibles con el objetivo de proporcionar vivienda adecuada para todos. Como parte del sistema de Naciones Unidas, ONU-Habitat tiene el mandato de respetar, promover, y proteger los derechos humanos en todas sus actividades. Todas las intervenciones de ONU-Habitat se sostienen en los valores contenidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos que promueve el derecho a un nivel adecuado de vida, donde el derecho a la vivienda adecuada es parte. ONU-Habitat también es la agencia clave en la implementación del derecho a agua potable y saneamiento. La aplicación del enfoque basado en derechos humanos es una de las plataformas esenciales para las recientes transformaciones de estrategias de desarrollo y – debido a su exitosa aplicación – ha recibido firme apoyo por parte de los líderes y los estados miembros de la ONU.
¿Cómo está incorporando ONU-Habitat los Derechos Humanos?
ONU-Habitat comenzó su cooperación con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en 2002, para colaborar con la realización completa y progresiva del Derecho a la Vivienda, bajo el auspicio del Programa conjunto de las Naciones Unidas sobre Derecho a la Vivienda. A comienzos de 2013 se aprobó la incorporación de los derechos humanos como asunto prioritario por parte del Concejo de Administración de ONU-Habitat a través de su inclusión en el Plan Estratégico 2014-2019. La incorporación empodera ONU-Habitat a aplicar consideraciones de derechos humanos en todos los aspectos de su programa de trabajo.
¡Comencemos!
Para incorporar e implementar los derechos humanos es necesario un marco de acción. Dentro de este marco es necesario tener un resultado estratégico que indique el impacto previsto en las vidas de los ciudadanos con derechos. El resultado estratégico que se busca es la realización del derecho humano a una vivienda adecuada y a servicios básicos para los pobres y grupos vulnerables en las ciudades. El resultado estratégico está apoyado por cuatro logros esperados:

  • ONU-Habitat está capacitado para habilitar a las partes interesadas en temas de derechos humanos relacionadas con vivienda adecuada y servicios básicos.
  • Los ciudadanos son capaces de afirmar sus derechos a una vivienda adecuada y servicios básicos.
  • Los garantes de derechos deben de rendir cuentas sobre el logro del derecho a vivienda adecuada y servicios básicos.
  • Los estándares de derechos humanos a vivienda adecuada y servicios básicos son protegidos, cumplidos y respetados por los garantes.
Menu Title