web
stats

El Cambio Climático

climate1 Icons-12 Los efectos de la urbanización y el cambio climático están convergiendo de modo peligroso. Las ciudades son las principales contribuyentes al  cambio climático aunque representan menos del  2% de la superficie de la tierra, las ciudades consumen el 78% de la energía mundial, y producen más del 60 % del total de dióxido de carbono así como un monto significativo de las emisiones de los gases del efecto invernadero; principalmente a través de la generación de energía, vehículos, industria y uso de la biomasa. Asimismo, las ciudades y pueblos son altamente vulnerables al cambio climático. Cientos de millones de personas en las zonas urbanas en el mundo se verán afectadas por el aumento del nivel del mar, aumentos en las precipitaciones, inundaciones, ciclones y tormentas más fuertes y frecuentes, así como periodos de mayor calor y frio extremo. De hecho, diversas ciudades costeras importantes con una población mayor a los 10 millones de habitantes se encuentran bajo esta amenaza. El cambio climático probablemente tendrá un impacto negativo en la infraestructura y empeorará el acceso a los servicios urbanos básicos y la calidad de vida en las ciudades. Asimismo, la mayor parte de la economía vital, la infraestructura social, las instalaciones del gobierno y los activos se localizan en las ciudades. Las poblaciones más afectadas son la zonas urbanas pobres- por ejemplo los habitantes de los asentamientos precarios en países en vías de desarrollo – que tienden a vivir cerca de las riberas de los ríos, en las laderas y pendientes propensas a deslizamientos de tierra, cerca de terrenos contaminados, en suelo desertificados, en estructuras inestables vulnerables a los terremotos, y a lo largo de las zonas costeras. A pesar de los riesgos, muchas ciudades aún no han enfrentado al cambio climático; los motivos son la falta de políticas relevantes en las ciudades y planes de acción; la existencia de regulaciones en la planificación  urbana y del medio ambiente que no han sido adaptadas para administrar el cambio climático; la respuesta lenta ante los desastres producidos por el cambio climático debido a la falta de capacidad y recursos, y la falta de conocimiento público sobre la variabilidad del clima y el cambio climático – inducido por la mitigación del riesgo. No obstante, cuando se planifica, capacita y gestiona a través de las estructuras de gobierno adecuadas, las ciudades pueden ser lugares de innovación y eficiencia. Las ciudades en conjunto con las autoridades locales, tienen el potencial de disminuir las causas del cambio climático (mitigación) y protegerse de forma efectiva de sus impactos (adaptación).

Protegiéndose: Las ciudades y la adaptación al cambio climático
Para la mayoría de las ciudades en los países en vías de  desarrollo, la presión para adaptarse al cambio climático se acumula. Las medidas necesarias para ayudar a las ciudades y al cambio climático varían considerablemente dependiendo de la política, cultura, historia y condiciones climáticas. Tales medidas implican desde “trabajar con la naturaleza” (por ejemplo dando mayor énfasis a la administración de recursos en la zonas costeras o a la protección de los manglares y ecosistemas de los arrecifes), a una concertada “prueba de clima” de la infraestructura; incluyendo los sistemas de drenaje de tormentas, abastecimiento de agua y plantas de tratamiento; así como la protección o reubicación de energías o instalaciones de gestión de residuos sólidos. Algunas ciudades costeras necesitan planear la inversión relacionada al incremento del nivel de los océanos. Asimismo, en regiones donde las sequias son más recurrentes se puede mejorar el ahorro de agua y el mejoramiento de su gestión. De igual, sino mayor, la importancia a la adaptación física y de infraestructura son la amplia gama de medidas que reducen la vulnerabilidad y aumentan la resiliencia al cambio climático. Estas incluyen: las estrategias de desarrollo económico local; el sistema de alerta comunitario temprano, las mejores opciones de viviendas y la participación en el mejoramiento de asentamientos precarios; la reubicación de la población urbana cuando las mejoras de las zonas marginales no es posible; el progreso en servicios públicos, y urbanos; y la agricultura peri-urbana que toma en consideración al cambio climático.
Las Ciudades y la Mitigación del Cambio Climático
 Más de la mitad de las emisiones de gas invernadero provienen de las zonas urbanas. Varias ciudades alrededor del mundo  han mostrado su liderazgo al establecer objetivos, elaborar e implementar planes para reducir las emisiones de gas invernadero. Las ciudades pueden reducir las emisiones de gas invernadero simultáneamente cuando enfrentan otros problemas locales ambientales como la contaminación del aire, los residuos, transporte y los retos del desarrollo económico local. El desafío es vincular el cambio climático con el medio ambiente local y otras prioridades del desarrollo. Por el lado de la oferta, las estrategias es hacer más atractivas ciertas fuentes de energía alternativas comparada con el petróleo. Por el lado de la demanda, la existencia de una ciudad mejor planeada en la que se reduzca la extensión urbana, se establezcan edificios verdes, y se mejore el transporte público para  reducir la huella ecológica de la ciudad y al mismo tiempo proveer calidad de vida a los ciudadanos en un medio ambiente que sea de mayor interés para los negocios.
El trabajo de ONU-Habitat sobre cambio climático
ONU-Habitat está trabajando con las ciudades y otros gobiernos locales en 20 países en vías de desarrollo en África, Asia y Latinoamérica para crear estrategias de mitigación y adaptación al cambio climático. El éxito de la adaptación depende fundamentalmente de la disponibilidad de recursos necesarios; no sólo de los financieros, sino  también del conocimiento, las capacidades técnicas, los recursos institucionales y las herramientas. Teniendo esto en consideración, ONU-Habitat ofrece un programa integral de asistencia a las autoridades locales para mejorar sus sistemas. El programa está dirigido a “prueba de clima” de la infraestructura urbana, y garantiza que la adaptación al cambio climático se convierta en un componente del diseño de la infraestructura y la planificación urbana. A nivel nacional, regional y global ONU-Habitat trabaja para elevar conciencia y ayudar a las contrapartes a desarrollar las capacidades necesarias para  preparar a las ciudades y gobiernos locales a enfrentar al cambio climático de manera efectiva.
La Iniciativa Ciudades y Cambio Climático (ICCC) de ONU-Habitat
La Iniciativa Ciudades y Cambio Climático (ICCC) de ONU-Habitat busca mejorar las actividades de  preparación y mitigación de las ciudades en desarrollo y de los países menos desarrollados. Se enfatiza la buena gobernanza, responsabilidad, liderazgo e iniciativas prácticas para gobiernos locales, comunidades y ciudadanos. Teniendo como base la extensa experiencia de ONU-Habitat en el desarrollo urbano sustentable, la Iniciativa Ciudades y Cambio Climático ayuda a sus contrapartes a desarrollar e implementar innovadoras políticas y estrategias a favor de los pobres y cambio climático. La  ICCC también está construyendo un conjunto de herramientas para apoyar a los dirigentes y profesionales a enfrentar el impacto del cambio climático (adaptación) y a ayudar a reducir la emisión de gases de efecto invernadero (mitigación) Con esta finalidad,  ONU-Habitat trabaja estrechamente en conjunto con  un  amplio grupo  de socios: donantes; gobiernos en todos los niveles; otras agencias de la ONU; organizaciones no gubernamentales; organizaciones de base comunitaria; instituciones de investigación y educación superior; agencias de desarrollo de capacidades y entrenamiento; organizaciones del suelo y propiedad; y entidades del sector privado entre otros. Obtenga más información sobre la Iniciativa Ciudades y Cambio Climático (ICCC) aquí.
 

Menu Title