web
stats

Objetivos y estrategias de ONU-Habitat

image30-01 ONU-Habitat proyecta ciudades y asentamientos humanos bien planificados, bien gobernados y eficientes, con viviendas, infraestructura  y acceso universal a empleo y servicios básicos como agua, energía y saneamiento. Para alcanzar estos objetivos, derivados de la Agenda Hábitat de 1996, ONU-Habitat ha elaborado un enfoque estratégico de mediano plazo para un periodo de seis años. El plan estratégico actual abarca de 2014 a 2019. Mientras cada nuevo plan estratégico es una continuación del anterior, este enfoque da una mejor respuesta a las tendencias urbanas emergentes como los nuevos desarrollos demográfico, ambiental, económico, espacial y social. Esto permite los reajustes necesarios para abordar el cambio y las evoluciones, y además crea oportunidades para incorporar las lecciones aprendidas.

El plan estratégico de ONU-Habitat 2014-2019 y sus siete áreas substantivas prioritarias
Las tendencias actuales de la urbanización rápida (actualmente más de la mitad de la población mundial vive en ciudades y un 90% del crecimiento urbano tiene lugar en países en vías de desarrollo), asociado al reciente desorden económico mundial, al crecimiento de la pobreza y al aumento de las consecuencias del cambio climático, han creado la necesidad de estos reajustes estratégicos. Después de una reciente y exitosa reorganización de la estructura interna para mejorar la eficacia y optimizar el uso de los recursos, actualmente ONU-Habitat cumple su mandato a través del Plan Estratégico 2014-2019, donde se destacan siete subprogramas:

  • Legislación, suelo y gobernanza urbana,
  • Planificación y diseño urbano,
  • Economía urbana,
  • Servicios urbanos básicos,
  • Vivienda y mejora de tugurios,
  • Reducción de riesgos y rehabilitación, e
  • Investigación y desarrollo de capacidades.

El plan actual ejecuta sus prioridades en las cuatro primeras dependencias temáticas, que en el pasado se desatendieron en favor de otros temas que se consideraban entonces de mayor prioridad. Actualmente, resulta evidente que el establecimiento de políticas urbanas adecuadas y de marcos jurídicos son lo principal para alcanzar el desarrollo pleno de los objetivos. Sin estructuras propicias ni directrices fuertes, la planificación y diseño urbano apropiado siempre supondrán un obstáculo, como podemos observar en casos de reglamentos pobres y de cuestiones de suelo sin solución. Y sin una buena planificación y diseño, cualquier programa de vivienda y mejoramiento de asentamiento precario será difícil, si no imposible, de aplicar. Debido a las dimensiones del trabajo que se necesitan para enfrentar de forma eficaz los desafíos urbanos actuales, ONU-Habitat fortalece sus alianzas en todos los niveles con: gobiernos, autoridades locales, ONGs, sector privado y sociedad civil organizada. El Plan Estratégico 2014-2019 da gran importancia al papel catalizador y federativo de ONU-Habitat, que lo posiciona como autoridad líder y destacada en asuntos de urbanización.

Presencia regional de ONU-Habitat
Las cuatro oficinas de ONU-Habitat para África, Asia, los Estados Árabes y América Latina y el Caribe también desempeñan un papel prominente en el ejercicio estratégico actual. Mediante el aumento de la delegación de autoridad desde las sedes, las oficinas están en la mejor posición para la aplicación del plan estratégico a nivel regional, ya que serán capaces de ajustar e interpretar el plan en función de las particularidades locales. Asimismo, será más fácil para estas oficinas difundir el conocimiento urbano en sus áreas, con el fin de aplicar los programas locales y de fortalecer las alianzas regionales de la manera más eficiente. Para asegurar una vigilancia progresiva eficaz y el éxito de los resultados, el plan estratégico actual se aplicará en fases sucesivas de dos años, organizadas en programas de trabajo y presupuesto bienales que necesitarán ser aprobados por el Concejo de Administración de ONU-Habitat y la Asamblea General de la ONU.
Menu Title