web
stats

Historia, mandato y misión en el sistema de la ONU

History-Mandate2 A pesar de que la Asamblea General de la ONU haber instado en varias ocasiones a sus miembros sobre cuestiones relativas a la urbanización, no fue hasta la década del  70 cuando se llevaron a cabo acciones reales aunque poco concretas para tratar del rápido y descontrolado crecimiento de las ciudades. El 1 de enero de 1975, la Asamblea General de la ONU estableció la Fundación de las Naciones Unidas para el Habitat y los Asentamientos Humanos (FNUHAH), el primer órgano oficial de la ONU dedicado a la urbanización. Entonces, bajo la responsabilidad del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), su tarea consistía en ayudar a los programas nacionales sobre asentamientos humanos mediante la provisión de capital y asistencia técnica, en particular en los países en vías en desarrollo. A la FNUHAH solo se le concedió un presupuesto inicial de 4 millones de dólares para un período de cuatro años. En ese momento, la urbanización y sus impactos tenían menos importancia en el programa de la ONU, sobre todo porque dos tercios de la humanidad aún era rural. La primera conferencia internacional de la ONU en la que se reconoció plenamente el desafío de la urbanización tuvo lugar en 1976 en Vancouver, Canadá. Esta conferencia, Hábitat I, resultó en la creación, el 19 de diciembre de 1977, de los precursores de ONU-Habitat: la Comisión de las Naciones Unidas de Asentamientos Humanos (un órgano intergubernamental) y el Centro de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (comúnmente llamado Hábitat), que funcionó como la secretaría ejecutiva de la Comisión. En aquel entonces, Hábitat también recibió el mandato de gestionar los fondos de la FNUHAH. Entre 1978 y 1996, con escaso apoyo financiero y económico, Hábitat luchó para prevenir y mejorar los problemas originados por el crecimiento urbano masivo, en particular en los países en vías de desarrollo. En 1996, Naciones Unidas celebró una segunda conferencia sobre las ciudades, Hábitat II, en Estambul, Turquía, para evaluar dos décadas de progresos desde Hábitat I, en Vancouver, y para establecer los nuevos objetivos para el nuevo milenio. El documento político de esta “Cumbre de las Ciudades”, llamado Agenda Hábitat y aprobado por 171 países, contenía más de 100 compromisos y 600 recomendaciones. Entre 1997 y 2002, Hábitat, guiándose por la Agenda Hábitat y, luego por la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas, en 2000, experimentó una gran revitalización y usó su experiencia para identificar nuevas prioridades para el desarrollo urbano sostenible y para hacer los reajustes y correcciones necesarios en su dirección y estructura organizativa. El 1 de enero de 2002, mediante la resolución A/56/206 de la Asamblea General, se fortaleció el mandato de Hábitat y elevó su condición a programa dentro del sistema de la ONU, lo que dio origen a ONU-Habitat, el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos. Actualmente, se han puesto en marcha recomendaciones clave y ajustes pertinentes, junto con nuevas estrategias para alcanzar el desarrollo urbano y los objetivos y metas sobre asentamientos para los próximos 15 años. La revitalización ha situado ONU-Habitat directamente en medio del programa de desarrollo de la ONU para la reducción de la pobreza, con una estructura más efectiva y funcionarios, y un conjunto de programas y prioridades relevantes. A través de esta estructura y este mandato, ONU-Habitat contribuye al objetivo total del sistema de las Naciones Unidas para la reducción de la pobreza y la promoción del desarrollo sostenible. Actualmente, sus asociados incluyen gobiernos y autoridades locales, así como un amplio rango de organizaciones no gubernamentales (ONG) y grupos de la sociedad civil (GSC).

Mandato y papel en el sistema de la ONU
La Declaración de Vancouver sobre Asentamientos Humanos (Hábitat I)
La Declaración de Estambul sobre Asentamientos Humanos (Hábitat II) y la Agenda Hábitat
La Declaración sobre las Ciudades y Otros Asentamientos Humanos en el Nuevo Milenio
Fortalecimiento del mandato de ONU-Habitat: Resolución 56/206

Menu Title