web
stats

Resiliencia Urbana

resilience2 Icons-09

A nivel global, todas las ciudades son vulnerables a impactos severos provocados por conmociones y presiones de origen natural o humano. A día de hoy, las ciudades y sus habitantes se enfrentan a más desafíos debido a los efectos de la urbanización masiva, el cambio climático y la inestabilidad política. Actualmente, el 50% de la población vive en ciudades, y está previsto que esta cifra aumentará al 70% en 2050. Por ello, existe la necesidad apremiante de construir nuevas herramientas y planteamientos que den poder a los gobiernos locales y a los ciudadanos, así como que incrementen su capacidad para afrontar nuevos desafíos protegiendo mejor a los humanos, y a los activos económicos y naturales de nuestros pueblos y ciudades.

El concepto resiliencia describe la habilidad de cualquier sistema urbano de mantener continuidad después de impactos o de catástrofes mientras contribuye positivamente a la adaptación y la transformación hacía la resiliencia. Por tanto, una ciudad resiliente es aquella que evalúa, planea y actúa para preparar y responder a todo tipo de obstáculos, ya sean repentinos o lentos de origen, esperados o inesperados. De esta forma, las ciudades están mejor preparadas para proteger y mejorar la vida de sus habitantes, para asegurar avances en el desarrollo, para fomentar un entorno en el cual se pueda invertir, y promover el cambio positivo.

A medida que los riesgos y la población urbana van aumentando, el concepto de resiliencia ha ganado más prominencia en las agendas internacionales de desarrollo. Este hecho es extremadamente relevante debido a que, teniendo en cuenta que los grupos más vulnerables y más pobres están más expuestos a las conmociones y pueden no tener los recursos necesarios para recuperarse, las agendas de desarrollo que incorporen la resiliencia como concepto clave van a asegurar que no se deje a nadie atrás. Además, cabe entender que la resiliencia está al centro del nexo entre la acción de desarrollo y la humanitaria ya que, en su esencia, tiene que buscar la mejora de la vida de las personas. Por tanto, promover la resiliencia debe significar reducir riesgos aumentando las capacidades y disminuyendo la fragilidad para implementar soluciones efectivas.

Por que resiliencia en las ciudades?

Durante esta última década, los desastres naturales han afectado a más de 220 millones de personas y han causado un daño económico de 100 millones de dólares cada año. Se calcula que  número de personas afectadas por desastres naturales desde 1992 es de unos 4.4 billones de personas (lo que equivale a un 64% de la población mundial) y que el daño económico es de unos 2 trillones de dólares (equivalente a 25 años de Ayuda Oficial de Desarrollo). Solo en 2015, hubo 117 países y territorios – 54% del mundo – donde hubo desastres.

Las ciudades golpeadas por desastres mayores, como Kobe en Nueva Orleans, pueden tardas más de una década en recuperarse y en alcanzar sus estándares pre desastre. Las crisis crónicas y recurrentes, como las sequías en el Cuerno de África, requieren que se aborden las causas fundamentales, y no que solo se responda a sus consecuencias. Otros desastres naturales también amenazan a una gran parte de la población. De hecho, las crecidas de río suponen una amenaza para unos 379 millones de habitantes urbanos, y los terremotos y los vientos fuertes podrían potencialmente afectar a 283 millones y 157 millones de personas respectivamente.

Los desastres causados por humanos, como los conflictos y los desastres tecnológicos, también pueden socavar las ganancias de los países y las ciudades. El número de personas en riesgo está aumentando significativamente, con el fenómeno de la urbanización masiva induciendo asentamientos informales y con una alta desudad en áreas vulnerables. Además, el cambio climático también está exacerbando los riegos que afrontan las ciudades, ya que está provocando una subida de los niveles del mar que amenaza a 200 millones de personas que viven en la costa.

En definitiva, las ciudades y los gobiernos locales deben incrementar su capacidad de reducir los daños y los periodos de recuperación de cualquier desastre potencial.

Qué está haciendo ONU-Habitat por la resiliencia?

El objetivo de ONU-Habitat es incrementar la resiliencia de las ciudades a los impactos naturales y provocador por el hombre. Para hacerlos, ONU-Habitat cree que es absolutamente necesario trabajar con los gobiernos locales, ya que son los más cercanos a los ciudadanos. Por ello, hemos lanzado el City Resiliencia Profiling Programme (CRPP), que ayuda a los gobiernos locales a desarrollar competencias para mejorar la resiliencia y desarrollar una planificación urbana más comprensiva e integrada. También damos soporte a los instrumentos que miden y perfilan la resiliencia a todo tipo de impactos.

La iniciativa más emblemática de CRPP es la City Resiliencia Profiling Tool, un instrumento que sigue un planteamiento cercano a los ciudadanos y que analiza ciudades enteras des de una perspectiva de resiliencia. Además, recientemente, ONU-Habitat ha lanzado el Urban Resiliencia Hub, un espacio para compartir conocimientos, buenas prácticas e innovación. A parte de proveer instrumentos y orientación, el hub está compuesto por tres áreas de actuación. Primero, proporciona conocimiento ya que junta buenas prácticas, y desafíos y experiencias de gobiernos locales y de sus colaboradores. Esto se hace especialmente en las secciones de “Food sor Thought” y de “Resiliencia Pills”, que ofrecen las ideas y los pensamientos sobre desarrollo más recientes y proporcionas testigos reales de ciudades . Segundo, también tiene iniciativas de promoción, ya que promueve campañas y redes, y se compromete a contar historias reales de ciudades que impulsan medidas para proteger su infraestructura, su funcionalidad y sus habitantes. Finalmente, también promociona  colaboraciones, ya que ONU-Habitat contribuye y lidera algunas redes que promueven el conocimiento, la práctica y la concienciación de la resiliencia.

El compromiso de ONU-Habitat con la resiliencia ha incrementado substancialmente en la última década. Como resultado, se han creado comunidades de práctica sobre el tema. ONU-Habitat contribuye, lidera y hospeda varias redes de promoción de la resiliencia como:

Menu Title