web
stats

Programa Ciudades más Seguras

El Programa Ciudades más Seguras de ONU-Habitat comenzó en 1996 a pedido de alcaldes de África que trataban de combatir la criminalidad y la violencia urbana en sus ciudades. A la fecha, ONU-Habitat ha apoyado iniciativas en 77 ciudades de 24 países del mundo. Con el pasar del tiempo, el Programa Ciudades más Seguras ha evolucionado al adquirir conocimientos sobre las causas de la inseguridad ciudadana y refinar los enfoques sobre cómo abordarlas. Actualmente, el programa tiene un enfoque holístico, integrado a diferentes niveles gubernamentales y multisectoriales para mejorar la habitabilidad de las ciudades y la calidad de vida de las personas que viven en ellas, basado en el convencimiento de que una buena gobernanza, planificación y gestión urbana puede mejorar la seguridad de las vecindades.

El enfoque multi dimensional de prevención del crimen urbano
El programa se inició con el “Enfoque de Prevención del Crimen Urbano”, centrado en tres pilares:

  • Prevención del crimen y violencia institucional – promoviendo el papel de los gobiernos locales en la seguridad y protección de sus habitantes, difundiendo formas alternativas de mantenimiento del orden (policía comunitaria y policía orientada a la solución de problemas), formas alternativas de justicia y una justicia más cercana a los ciudadanos (por ejemplo, tribunales y mecanismos de mediación de conflictos tradicionales en la comunidad)
  • Prevención de la criminalidad social, centrado en la seguridad de jóvenes en situación de riesgo, mujeres y niñas
  • El entorno físico
El enfoque multidimensional de la seguridad urbana
La segunda fase se centró en el enfoque multidimensional de la seguridad urbana y dos nuevas áreas se añadieron a la ecuación:

  • Seguridad en la tenencia y desalojos forzados- la propiedad del suelo es, a menudo, la causa de mucha violencia y conflicto (por ejemplo, Colombia y Kenia)
  • Desastres naturales y conflictos también provocan situaciones de anarquía y ofrecen una oportunidad para el aumento de la inseguridad (por ejemplo, el huracán Katrina y el terremoto en Haití – ¡fueron seguidos por situaciones de total anarquía cuando las instituciones se desmoronaron!)
  • Mejora de la seguridad a través de la planificación, gestión y gobernanza

La tercera fase se amplió con otra dimensión: Mejora de la seguridad a través de la planificación, gestión y gobernanza.

  • La planificación (y también la no-planificación) de las ciudades tiene un efecto sobre la seguridad y la sensación de seguridad de sus ciudadanos
  • La gestión de las calles y espacios públicos de la ciudad también es fundamental para garantizar que los barrios permanezcan seguros – esto no es sólo papel de las autoridades locales, hay modelos donde la apropiación y gestión por parte de la comunidad es crucial para asegurar que estos espacios sean seguros.
  • La buena gestión pública y el buen funcionamiento de los gobiernos apoyan ciudades más seguras; ciudades con una gobernanza débil, generalmente, padecen con el crimen y la violencia.

Esta fase considera el plan de seguridad urbano como herramienta de planificación para la integración social, centrado en la planificación de barrios con herramientas de apropiación para la comunidad, acceso a derechos y asignación de calles y espacios públicos como lugares para la construcción de valores ciudadanos. Las tres fases no deben ser vistas como fases separadas, y si como estratos superpuestos, que se perfeccionan y fortalecen entre si – avanzando hacia un enfoque más amplio sobre la seguridad urbana en lugar de un enfoque limitado sobre la prevención del crimen y la violencia.

Autoridades locales y ciudades más seguras
Las autoridades locales tienen un papel clave al abordar las cuestiones de seguridad. El éxito depende de las alianzas entre los gobiernos locales y los demás actores. El Programa Ciudades más Seguras  apoya a las autoridades locales en el desarrollo e implementación de estrategias de seguridad utilizando un enfoque sistemático:

  • Identificación y movilización de distintos socios locales que puedan contribuir con la reducción de la inseguridad;
  • Creación de una coalición/alianza local para la seguridad encabezada por un líder público;
  • Evaluación, medición y comprensión de aspectos relacionados con la seguridad y protección de barrios y toda la ciudad;
  • Desarrollo de una estrategia local sobre prevención delictiva y seguridad urbana y un plan de acción detallado;
  • Implementación de la estrategia y el plan de acción a través de iniciativas que mejoren la cohesión social y la participación comunitaria en la prevención;
  • Institucionalización del enfoque participativo, incorporando la seguridad como dimensión transversal en diversos departamentos e instituciones de gobierno local, el sistema de justicia penal y la sociedad civil. Esto requiere desarrollo de capacidades, formación y, a veces, reforma institucional.
Participe
Para participar en el Programa Ciudades más Seguras, consulte la Red Global de Ciudades más Seguras
Contacto
safer.cities@unhabitat.org 

Menu Title