web
stats

Hoy es el Día Mundial del Hábitat

By on October 3, 2016

Rio de Janeiro, 3 de octubre 2016 – “Vivienda en el Centro” es el tema de este año que, como todo primer lunes de octubre desde 1986, también marca el inicio oficial del Octubre Urbano, un mes marcado por actividades y eventos, como la Tercera Conferencia de Naciones Unidas sobre Vivenda y Desarrollo Urbano Sostenible, Hábitat III, que comienza en dos semanas en Quito Ecuador.

El Día Mundial del Hábitat es un momento para reflexionar sobre el estado de nuestras ciudades y sobre el derecho a una vivienda digna para todos. Además, llamar la atención a la humanidad sobre la responsabilidad en el cuidado y diseño de nuestro futuro urbano.

El acceso a una vivienda adecuada es un reto global ante el rápido crecimiento de la urbanización. Alrededor de una cuarta parte de la población urbana del mundo sigue viviendo en asentamientos precarios e informales.

Un número creciente de habitantes de las ciudades, especialmente los pobres y los grupos vulnerables (mujeres, inmigrantes, personas con discapacidad o SIDA, ancianos, jóvenes y LGBT) viven en condiciones precarias, sin seguridad en la tenencia, sin acceso a los servicios básicos o el espacio vital, aislados de los medios de subsistencia y vulnerables a los desalojos forzosos o la falta de vivienda.

Todos los días, miles de personas nacen o se trasladan a centros urbanos en busca de oportunidades. La demanda por vivienda crece y a nivel mundial, unos mil millones de casas nuevas se necesitan para el año 2025 para dar cabida a 50 millones de nuevos habitantes urbanos por año.

La vivienda adecuada fue reconocida como derecho en los instrumentos internacionales, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, de 1996.

La vivienda adecuada debe proporcionar más que cuatro paredes y un techo. Una serie de condiciones se deben cumplir antes de considerar formas de vivienda, que constituyen “una vivienda adecuada.”

  • Seguridad de la tenencia: la vivienda no es adecuada si sus ocupantes no tienen un grado de seguridad de tenencia que garantice una protección legal contra el desalojo forzoso, el hostigamiento y otras amenazas.
  • Disponibilidad de servicios, materiales, facilidades e infraestructura: la vivienda no es adecuada si sus ocupantes no tienen agua potable, saneamiento adecuado, energía para cocinar, calefacción, iluminación, almacenamiento de alimentos o la eliminación de residuos.
  • Asequibilidad: la vivienda no es adecuada si su costo amenaza o pone en peligro el disfrute de otros derechos humanos de los ocupantes.
  • Habitabilidad: la vivienda no es adecuada si no garantiza la seguridad física o proporciona un espacio adecuado, con protección contra el frío, la humedad, el calor, la lluvia, el viento, otras amenazas para la salud y riesgos estructurales.
  • Accesibilidad: la vivienda no es adecuada si las necesidades específicas de los grupos desfavorecidos y marginados no son tomados en cuenta.
  • Ubicación: la vivienda no es adecuada, si está lejos de oportunidades de empleo, servicios de salud, escuelas, guarderías y otros servicios sociales, o si está en zonas contaminadas o peligrosas.
  • Adecuación cultural: la vivienda no es adecuada si no se respeta y se tiene en cuenta la expresión de la identidad cultural.
Menu Title